Santa Fe vence a Chicó 3-1 en la fecha 16 de la Liga en El Campín – Fútbol Colombiano – Deportes



Santa Fe no se complicó. No se puso con rodeos en El Campín, no es su costumbre. Necesitaba ganar, recuperarse de su derrota en Cali, y la víctima fue Boyacá Chicó al que venció 3-1 para llegar a 30 puntos y estar prácticamente clasificado a cuartos.

Tres goles, tres momentos, tres festejos cardenales sirvieron para liquidar a Chicó. Santa Fe quería un partido sin presión, sin angustia, un momento de paz después de la batalla que vivió y que perdió en Cali. Y así ganó, con solvencia y contundencia, pero el problema es que los partidos tranquilos no existen: perdió por lesión a Sambueza, empezando el partido,  y al portero Castellanos, en la segunda parte.

(Le puede interesar: Un Everton gris, con un James a media máquina, sufre primera derrota)

En el trámite, contó con un Seijas lúcido, clarito, y menos mal porque ya no estaba Sambueza, y también contó con un Jorge Ramos inspirado. El joven atacante hizo el primero, y eso que remató mal, uno de esos disparos que parecen hechos con ambas piernas, imagínenlo así, con ambas y cayéndose, pues la pelota engañó al portero y fue adentro, y fue el 1-0 cuando apenas iban  21 minutos. 

Santa Fe celebra contra Chicó.

Santa Fe mantuvo el control, el dominio y la intención de buscar más goles. Y como Seijas estaba clarito, fue y metió un centro desde la izquierda directo a la cabeza de Kelvin Osorio, que se lanzó a esa pelota y la mandó a la red. Iban 36 minutos y la victoria era muy cómoda.   

Y había más para el venezolano, que en tiro libre puso el balón en el área, con veneno, Andrés Pérez cabeceó al piso y Ramos, el inspirado, estaba listo para empujar el 3-0, en 38 minutos, para redondear la faena del primer tiempo. 

(Lea también: ¿Se resintió James de su molestia?, esto dijo Ancelotti )

Santa Fe permitió un gol porque Chicó se acordó en el segundo tiempo de algún talento guardado, con una tocata y un lindo remate de Palacios, de media distancia, y fue el 3-1 que no daba para pensar que las cosas se le pudieran complicar a los cardenales. 

Fue cuando vino la lesión de Castellanos, la entrada del joven portero Ómar Rodríguez, que no pasó problemas, quizá un sustico en un fuerte tiro libre y una salida con ímpetu a cortar un centro. 

Santa Fe pudo hacer el cuarto, pero el portero Caicedo hizo la atajadota que no pudo hacer en los otros tres goles. Y eso fue todo, victoria cardenal,  ya llegó a 30 puntos, es decir que atraviesa la frontera tentativa de la clasificación, y sigue su marcha.  

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO
@PabloRomeroET

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *