Una apuesta por a la reactivación económica, anímica y espiritual


Contra todos los pronósticos generados por la pandemia, la Feria de Cali, en su versión 63, se realizará teniendo en cuenta tres panoramas que ya están diseñados, elaborados y presupuestados para su realización.

El Diario Occidente habló con Alexander Zuluaga Perdomo, gerente de la Corporación de Eventos Ferias y Espectáculos (Corfecali), quien informó que la situación actual hizo que la feria tuviera que replantearse y redefinirse.

¿Cómo se realizará la Feria de Cali este año?

Tenemos tres propuestas: la primera, en caso de que pudieran haber encuentro ciudadano y eventos masivos con medidas de bioseguridad y respetando el aforo del 30%, que es lo que más o menos se ha venido trabajando, algo que creemos no va a ocurrir este año, sin embargo existe una propuesta en ese sentido.

Dos, tenemos una propuesta denominada ‘Feria virtual’ en el caso de que en diciembre no podamos encontrarnos en el espacio público para disfrutar de los eventos y espectáculos. Y una tercera opción que hemos denominado ‘Feria híbrida’, que es entre lo presencial y lo virtual, lo cual implica realizar los eventos con poco público, manteniendo el distanciamiento físico.

Hábleme de la ‘Feria virtual’

Esa es la que más expectativa, inquietud y controversia genera. Haciendo primero un ejercicio de construcción colectiva de los diferentes eventos y programación de la feria con los actores implicados y partícipes de la misma, hemos incluido expresiones y manifestaciones de nuestra cultura que antes no habían sido considerados en la agenda programática de la feria, ampliando así la oferta.

La Feria virtual tiene tres temas: fortalecer la virtualidad, en donde la programación que pueda desarrollarse en un espacio físico, cerrado y con condiciones de bioseguridad para los participantes, sean transmitidas a través de diferentes plataformas digitales, no únicamente por las redes sociales, sino incluso por canales tradicionales de televisión y radio.

En el escenario de la virtualidad, la idea es hacerlo en el Centro de la Danza, antigua Licorera del Valle, allí se instalarán camerinos para cada escuela con todas las medidas de bioseguridad.

Además, vamos a hacer la ‘Feria al barrio’, llevando los diferentes desfiles a las comunas de la ciudad con comparsas del Salsódromo y del Cali Viejo, con toda su puesta en escena. Serán eventos móviles. La idea es mantener el mismo número de escuelas del año pasado, porque es la manera de reconocer el esfuerzo y brindar un apoyo institucional y gubernamental a nuestras escuelas que han padecido esta crisis.

¿Este año se mantiene la programación de la feria?

Para la Feria virtual, que es seguramente la que se va a imponer, tenemos previsto el Centro de danzas, los desfiles del Salsódromo y Cali Viejo al barrio, la feria comunera. En el Coliseo del Pueblo haremos un concierto inaugural, el Festival del Hip-Hop, la Feria Alternativa, el Día de la Alegría del Pacífico, el Festival Ambiental, Cultural y del Emprendimiento; en el Teatro Municipal tendremos el Encuentro de Melómanos y Coleccionistas; en el Velódromo Alcides Nieto Patiño tendremos el concierto de feria con una tarima permanente donde circularán 40 orquestas en los 6 días de fiesta.

Tenemos una agenda de contenido por demanda donde hacemos directos y pregrabados, clases de baile, juegos interactivos y otros por alianza como el Grand Prix, la Cine de Feria, la Ruta de los Museos, la Feria de las Aves, entre otros.

¿Cuánto le costará la feria a los caleños?

La feria de Cali, en la versión del año pasado, tuvo un costo aproximado de $16 mil millones y el aporte del Municipio fue aproximadamente de $10.800 millones. Este año el presupuesto total de la feria está estimado en $10.300 millones y el aporte del Municipio estaría estimado en los $8 mil millones, pero hay una consideración, y es que en el 2019 se realizaron 57 eventos y en el 2020 aspiramos realizar 110, es decir, 53 eventos adicionales que representan un 93% del total de los eventos porque la virtualidad nos lo permite llegando a todos los rincones de la ciudad.

Es importante destacar que el recurso destinado para la feria no es un gasto es una inversión que ayuda a la reactivación de artistas y a toda la cadena de valor del ecosistema cultural.

Esta será una feria de la caleñidad, una feria que busca reactivar no únicamente la parte económica de la ciudad para un sector muy golpeado, sino también aportándole a la reactivación anímica y espiritual, necesitamos reactivar el optimismo.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *